ROL DE LAS FUERZAS ARMADAS EN TIEMPO DE PANDEMIA: CORONAVIRUS COVID-19

Por Juan Carlos Lescano Albán. Gral Brig (r) EP. Licenciado en Ciencias Militares, Magister en Ciencias Militares con mención en Planeamiento Estratégico y Toma de Decisiones, Magister en Educación con mención en Docencia Universitaria, Diplomado en Gestión Pública y Planeamiento Estratégico.

Como sabemos, se llama pandemia a la propagación mundial de una nueva enfermedad, y hoy en día, esa enfermedad tiene nombre COVID-19, enfermedad infecciosa causada por un coronavirus, con graves repercusiones en la Salud Pública de las diferentes naciones, y muy particularmente en nuestro país, por lo que se requiere la intervención integrada de elementos claves en la operativización de las diferentes acciones a llevar a cabo, a fin de contrarrestar los efectos negativos en la población, con énfasis en los grupos más vulnerables.

Que sería de una sociedad donde la fuerza pública encargada del orden interno, orden público o seguridad ciudadana, en el caso del Perú la Policía Nacional del Perú (PNP) debido a sus efectivos y a las múltiples tareas que por función tienen que cumplir, se les deje por si sola atender el control del orden y la seguridad en un problema de esta naturaleza como es una pandemia. En estos escenarios críticos para la Nación, es donde las Fuerzas Armadas (FFAA) asumen un papel preponderante; los militares desde el inicio de su formación tienen claro que para toda situación que se presente se formulan planes, desde los más simples y escuetos denominados esquemas de plan, hasta los más avanzados que se realizan en los niveles táctico, operacional y/o estratégico.

El planeamiento, es muy importante en todo orden de cosas, mayor aún la responsabilidad de quienes lideran un distrito, provincia, región o país. No se puede concebir que quienes hacen gestión pública y tienen responsabilidad de miles o millones de seres humanos no tomen con seriedad el puesto que ocupan al no tener claro el mapeo o diagnóstico de la situación en los diferentes campos de la actividad humana del área geográfica bajo su responsabilidad. Hoy en día existen una gama de metodologías y herramientas, además de las tecnologías para tener base de datos actualizadas que permitan contar con información veraz y oportuna, para la toma de decisiones, y buscar contrarrestar, disminuir, neutralizar o solucionar un problema.

El Coronavirus COVID-19, nos explotó en la cara en pleno verano en parte bien por el Perú, porque este virus se desarrolla rápidamente en climas fríos, que hubiera sido del pueblo peruano si nos llegaba en invierno, no quisiera ni imaginar. Resulta que el gobierno bajo el liderazgo del Presidente de la República, un domingo en la noche anunció a la Nación que nuestro país es declarado en estado de emergencia, para lo cual con el DS N° 044-2020-PCM publicado el 15 Marzo en el Diario Oficial El Peruano, ratifica la declaración del estado de emergencia nacional por las graves circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia del brote del COVID-19, donde se dictan una serie de disposiciones, como el aislamiento social obligatorio (cuarentena), suspensión y limitación a ciertos derechos constitucionales, medidas para reforzar el sistema de salud a nivel nacional, restricciones a una serie de actividades, medidas para el transporte nacional e internacional, cierre de fronteras y la intervención de la PNP y Fuerzas Armadas.

Las Fuerzas Armadas (FFAA) del Perú, conocen perfectamente que es lo que se debe hacer y que no hacer en estos casos de declatoria de emergencia, sobre todo cuando la misma norma DS detalla claramente las particularidades de dicho estado de emergencia. Quienes realmente no comprenden, es una parte de nuestra sociedad que a pesar de las reiteradas recomendaciones que se dan por los medios de información (oral, escrita y televisiva), redes sociales u otras formas; incumplen lo dispuesto por el supremo gobierno, obligando a las FFAA a actuar con mayor energía, siempre dentro del marco legal y el respeto irrestricto de los derechos humanos.

Pero aquí viene lo complicado, el ciudadano de a pie muchas veces no conoce y sobre todo no entiende la labor del integrante de las Fuerzas Armadas y se pueden producir incidentes, que por cierto han ocurrido incluso se ha viralizado por las redes donde se ve que un oficial reprime con unas cachetadas y palabras soeces a un muchacho rebelde y malcriado por no cumplir la disposición de no salir de casa, muchos aplauden la reprimenda que dicho oficial hizo con el infractor de la norma, pero también hay otro grupo que está en contra, ya que lo miran como un abuso de autoridad; es cierto las Fuerzas del Orden deben ceñirse a la norma y evitar excesos.

Pero cuando esos infractores atropellan, golpean, agreden e incluso causan la muerte, como lo ocurrido con un soldado del Ejército del Perú en una carretera de la localidad de Puno, los “ópinologos” y defensores de los DDHH no salen a reclamar ni mucho menos le dedican el tiempo necesario para salvaguardar y hacer respetar a los integrantes de las FFAA; me da la impresión que somos egoístas con los soldados del Perú, ya que cuando los necesitamos decimos “que vengan los militares”, pero cuando alguno de ellos se equivoca hacemos “leña del árbol caído”.

De ninguna manera, con esto se pretende decir que las FFAA deban hacer un uso abusivo de su grado, función o mal empleo de las armas, que la Nación les brinda justamente en defensa de la misma Nación. Es díficil pero ahí siempre estarán las FFAA para apoyar a la PNP en funciones, tareas y misiones que cada vez son mayores en estos tiempos, pero lo preocupante es que esto se realiza justamente cuando las capacidades militares están cada vez más mermadas y limitadas. Lo único que nunca cae o desciende es la moral del soldado, marino o aviador que siempre estará al tope a pesar de las viscitudes existentes.

Las FFAA, continúan trabajando a pesar que sus efectivos de tropas están reducidos sobre todo el Ejército que es la institución terrestre que cubre y atiende todo el territorio nacional. Por ese motivo, el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas mediante DS ha tenido que hacer un llamamiento extraordinario de la reserva orgánica de los licenciados pertenecientes a los tres últimos años
2018, 2019, Feb 2020; personal ya con instrucción militar que pueda completar los cuadros disponibles existentes en las unidades del Ejército, el mismo que debe de continuar con su función primordial de velar y garantizar la independencia, soberanía, e integridad territorial de la República.

Algunos pueden decir, que debido a no existir problemas limítrofes, entonces ¿para qué queremos militares? ese es un aspecto no entendido, pero no me voy a extender en explicar ese tema; además los militares tienen que seguir velando por el orden interno en el VRAEM, (¿qué estarán haciendo o planeando hacer los narcoterroristas en esta cuarentena?), luchando contra la minería ilegal en Madre de Dios y el Putumayo principales zonas focalizadas de esta amenaza, así como continuar instruyéndose y entrenándose, para brindar una respuesta inmediata y eficaz cuando ocurre un desastre ya sea provocado por el hombre o por la naturaleza, siempre son las Fuerzas Armadas las que están al frente cuando hay lluvias intensas, huaycos, sismos, terremotos y/o de cualquier índole.

Para enfrentar a esta pandemia, denominada ya como “Guerra contra el COVID-19” a las FFAA les ha tocado enfrentar la situación en segunda linea, pero siempre decididos a apoyar con el control de la población, en las calles, centros comerciales, puertos y/o aeropuertos, apoyar en el acondicionamiento de la Villa Panamericana para ser empleada como un hospital para pacientes
con COVID-19, etc. y apoyando a quienes se vienen batiendo en primera linea en esta contienda contra el tiempo, me refiero a todas las mujeres y hombres que luchan por garantizar el buen estado de salud de los peruanos. Nuestro reconocimiento y gratitud a todos los profesionales de la salud, médicos, técnicos, administrativos, personal de servicio, etc. por el gran esfuerzo que
diariamente realizan, exponiendo sus vidas al riesgo de contagio y de contagiar a los suyos, realmente nuestro respeto a todos los integrantes del sector salud que están actuando a la altura de las circunstancias.

Hay otro gran grupo de personas que también contribuyen diariamente a que nuestro país pueda seguir combatiendo contra este mal, ellos son los integrantes de nuestra Policía Nacional, Cuerpo General de Bomberos, Serenazgos, Personal de la limpieza pública de las diferentes municipalidades, y todo aquella persona voluntaria que diariamente se encuentra en los mercados, supermercados o cualquier lugar para proveer los alimentos necesarios para la subsistencia de los demás, a todos ellos también el reconocimiento y gratitud.

Dentro de los cinco roles estratégicos que cumplen las FFAA, existe uno que es el de participar en el desarrollo económico y social, rol que en los últimos años las FFAA le vienen poniendo mayor énfasis y dedicación, contribuyendo con la Política de Gobierno. Pero acá viene mi pedido al Señor Presidente de la República del Perú y Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas: “Usted tiene a su
disposición un conjunto de personas capacitadas y entrenadas para la guerra, y cada vez más, ellos están entendiendo la gestión pública y capacitándose para cumplir con eficiencia y eficacia todos los roles que la constitución y la sociedad impone, pero no las utilice sin las armas que ellos deben disponer, caso contrario serían denominadas Fuerzas Desarmadas”.

Estos momentos de crisis nos golpean en la cara y es entonces donde nos damos cuenta que si hubieramos organizado, equipado y entrenado correctamente a nuestras fuerzas tendríamos equipos integrados en diferentes áreas, que con un oportuno y correcto planeamiento no serían un gasto a la Nación, sino por el contrario una GRAN INVERSIÓN.

Este es el momento para que el Consejo de Seguridad y Defensa Nacional (COSEDENA), apruebe los requerimientos necesarios y prioritarios que requieren nuestras Fuerzas Armadas para cumplir con éxito los todos los roles constitucionales y la misión encomendada. La “Guerra contra el COVID-19” de todas maneras la ganaremos, pero no esperemos que se nos presenten otras
pandemias u otras amenazas y recién nos pongamos a ver que se necesita en nuestro país.

Perú, las FFAA están para protegerte de enemigos externos e internos, y de enemigos invisibles como lo es ahora el COVID-19 y requieren estar con sus capacidades operacionales completas para apoyar a la sociedad, las FFAA son parte del pueblo y al pueblo es a quien se deben.

Antes de concluir estas ideas quiero pedir al Señor de los Ejércitos, que siga protegiendo a quienes están en el campo de batalla luchando directamente contra este Virus COVID-19, que recién tiene un poco más de 90 días de conocido y todavía hay muchas incertidumbres. No se dejen llevar por textos, audios, post, etc. que a primera vista los damos por válidos. No los hagamos
virales porque confunden a la población. La mejor fuente siempre es ir a las páginas oficiales de la OMS, PCM, MINSA, MINDEF, etc., pero la mejor recomendación para aquellos que no estamos ni en primera ni segunda linea de combate, es que nos mantegamos dentro de nuestros hogares.

Aprovechemos este tiempo de Cuarentena, que coincide con el tiempo de Cuaresma para reflexionar que estamos haciendo con nuestras vidas y que aportamos a nuestra sociedad, compartamos con nuestra familia que muchas veces con el pretexto del trabajo no lo podemos hacer. Esta es una gran oportunidad para ser menos egoístas, más solidarios y pensar en como cuidar mejor nuestro planeta, con el convencimiento como lo dijo el Papa en su reflexión y la Bendición “Urbi et Orbir”, donde rezó por toda la humanidad para que nos proteja de esta Pandemia, e hizo mención al Evangelio de San Marcos 4,35 …en el pasaje que Jesús le dice a sus discípulos “¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?”…

Los Peruanos si tenemos fe .. y de esto vamos a salir … Bendiciones a todas las familias.